Buscar Directorio Patagónico

Newsletter

Puerto Madryn es considerada la capital del buceo en la Argentina, gracias a sus aguas calmas y transparentes muy ricas en flora y fauna.

Todo comenzó en 1956 cuando un hombre rana con acento francés apareció por el entonces pequeño pueblo de Puerto Madryn. Resultó ser Jules Rossi, uno de los pioneros del deporte subacuático que había estado bajo lasórdenes del Comandante Jacques Cousteau durante la Segunda Guerra Mundial.

 

Previo paso por Buenos Aires, donde instaló una fábrica de aletas, máscaras y trajes de goma en pleno barrio de La Boca, se aventuró a recorrer las arenas patagónicas en búsqueda de un lugar que le recordara a su Marsella natal. Cuando recaló en las playas del Golfo Nuevo se sintió como en casa y se quedó para siempre. Al año siguiente llegaron los buzos tácticos de la Armada Argentina a bordo del buque Murature y la fiebre del buceo atrapó a los madrynenses. Enloquecidos por la posibilidad de experimentar la vida submarina, los más intrépidos comenzaron a sumergirse con equipos caseros, que luego fueron reemplazados por el neoprene, material que revolucionó la actividad en las frías aguas de la Patagonia.


 

Desde entonces el buceo creció muchísimo.


Los buceadores experimentados buscan en Madryn nuevos desafíos y la posibilidad de perfeccionarse.

Por su parte, los turistas más aventureros llegan deseosos de vivir una experiencia que despierte al máximo todos sus sentidos, y existen varios prestadores autorizados para esta clase de excursiones.


En el fondo del mar se encuentran especies vegetales y animales de aspectocolorido y curiosa fisonomía: meros, salmones de mar, algas pardas, rojas y verdes conviven con anémonas, estrellas, erizos y moluscos como las cholgas, almejas y mejillones. Dentro del grupo de los crustáceos se pueden observar cangrejos de distintos tamaños y arañas de mar.

 

PATAS DE RANA

 

El bautismo submarino es una modalidad del buceo recreativo donde personas sin experiencia alguna pueden incursionar en el mundo subacuático, acompañadas por un instructor. Desde la playa se parte en lancha hacia el parque submarino elegido para la inmersión.

A bordo se brinda una breve instrucción sobre como respirar por la boca y las señas básicas de comunicación con el instructor.


De a una persona por vez, equipada con los tubos y aletas, se baja al agua y se practica la respiración.


Cuando uno se siente listo para sumergirse, se comienza a descender lentamente junto al instructor por un cabo, con los cuerpos enfrentados.


En el fondo del mar se recorre un circuito por los sitios más atractivos del parque, en contacto con su flora y su fauna.


Una de las actividades recreativas sencillas que más adeptos ha sumado en los últimos tiempos es el snorkelling. Con sólo una chaqueta, la luneta y las aletas, es posible descubrir la interesante vida subacuática en zonas ubicadas a escasos minutos del casco urbano, como es el caso de Punta Cuevas. También se realizan cursos de buceo con certificación internacional.

Para inscribirse no hay límite de edad y se requieren solo dos condiciones básicas: un estado físico razonable y mínimos conocimientos de natación. En el corto lapso de una semana se aprende a realizar inmersiones seguras gracias al aprendizaje con bibliografía, diapositivas y videos.

Para los buzos más experimentados se organizan salidas a parques naturales para conocer su variada naturaleza y explorar naufragios antiguos y otros más recientes, que se encuentran en el fondo del mar en profundidades de hasta 30 metros .

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Gentileza de  Revista Recorriendo La Patagonia

 

PROMOCIONES ESPECIALES

promociones especiales