Buscar Directorio Patagónico

Newsletter

Al recorrer un parque nacional, una reserva provincial o un parque natural privado, los senderos marcados son la guía para realizar el paseo junto a los carteles orientadores.

Muchos turistas suelen querer hacer su propio camino y es allí cuando aparecen los problemas. El tráfico peatonal genera pérdida de vegetación por pisoteo, compactación, etc.

El sendero es un lugar seguro y marcado para reducir el impacto ecológico y evitar la agresión en los alrededores. Hay muchas razones para respetarlo.

 

 

Primera razón, la ecología:

La mayoría de los senderos son creados sobre la tierra que, cada algunos años, se dejan descansar marcando nuevos caminos para dejar respirar la tierra apisonada. Hay otros senderos y pasarelas de madera sobre montañas o en lugares como las pingüineras en la Patagonia que por que respetar los senderospermiten el andar libre de los pequeños animales que se preservan.

 

Segunda razón, costos y seguridad:

Los presupuestos de Parques Nacionales y Provinciales no son muy abultados, dependen de la política y la visión de la naturaleza de los gobernantes del momento. Por esa razón cabe destacar que cada sendero o pasarela permite recorrer un lugar con seguridad y al desviarse de los mismos, corre riesgo la salud del turista, la salud del parque y el presupuesto del parque, ya que el costo de los rescates de la gente perdida es MUY ALTO.

El gran costo se debe a que una persona perdida en una estepa, montaña o donde sea, tiene poco tiempo para sobrevivir y además, el costo se eleva por el apuro de la situación al no saber si la persona esta herida y necesita ayuda. Los guarda parques deben emplear todos sus recursos, pedir ayuda a otros parques y a las autoridades locales.

Aclaración: Si se demuestra que el desvío fue intencional y no accidental, el costo lo debe cubrir el visitante. El problema es que este conflicto suele terminal en juicios aun más costosos.

La solución es sencilla, al recorrer los senderos no asome los pies, las manos o la cabeza de la zona marcada, al igual que en los carritos de los parques de diversiones. De esa manera no corremos riesgos de multas, de afectar el ecosistema o de alguna mordedura indeseada.

 

Tercera razón, el parque es para todos:

Cada parque o lugar de preservación de la naturaleza es un lugar para que todos en el presente y las futuras generaciones puedan conocer, disfrutar y aprender sobre los ecosistemas. Es muy necesario comprender la importancia de crear estos “oasis protegidos” de la mano del hombre ya que somos una raza autodestructiva y ambiciosa (esto se demuestra en los desmontes en todo el norte de Argentina).

Conclusión

Siempre que visite un parque natural recuerde respetar las indicaciones, pasar desapercibido frente a la flora y la fauna, y no olvide que el mejor souvenir es una buena fotografía.

Ayude respetando y haciendo respetar las reglas y enseñándoles a los niños sobre la importancia de la preservación y respeto por la naturaleza.

Sea responsable de su visita y del impacto que puede generar su falta de conciencia, poniéndose en el lugar de las plantas y los animales.

Fuente de la Nota: Carolina Fogelberg, LiveArgentina.com

Fotografias: Coiron Viajes

 

PROMOCIONES ESPECIALES

promociones especiales